Páginas vistas en total

martes, 7 de mayo de 2013

Estúpidas cábalas asesinas




Al ser día siete, me ha recordado una amiga, hace un rato, este poemilla que dejé para la posteridad en un pupitre, durante una larga clase de Teoría Política. Hace un mundo. Casi una vida. Pero me ha hecho ilusión su llamada. Y el recuerdo de aquellos versos.


III


Siete velas encendidas,
siete noches sin dormir;
siete estrellas, siete leyes,
siete vidas.

Siete signos de interrogación
en el fondo de una botella,
siete verdades escondidas
en siete tumbas;
siete pesadillas.

En siete esquinas rezo mis plegarias,
lloro,
escupo al viento y maldigo
siete espinas;
siete heridas que subyugan
un corazón hambriento
que no deja de creer
en
        estúpidas
                         cábalas
                                          asesinas.

No hay comentarios: